Santander le da al clavo usando un “branding” audaz en sus sucursales.

Foto de brandchannel.com

Hoy en día la comunicación visual para las empresas, sin importar cuan pequeñas o desarrolladas estén, es un factor de diferenciación que permite el reconocimiento y recordación de la marca de manera casi inconsciente por parte de las personas.

El Diseño de la Identidad Visual o también llamado proceso de Construcción de Marca es una metodología que consta de diversos elementos y técnicas que son implementadas de manera única y particular, partiendo de entender lo más esencial: el porqué de una marca. Esta pregunta resulta ser poco usual, ya que estamos acostumbrados a saber qué es lo que hace una marca, pero ¿cuándo nos hemos sentado a pensar el porqué de su existencia? ¿cuál es su propósito en la sociedad?

En estos tiempos complejos a los que la población mundial se ha enfrentado durante el confinamiento, es evidente que las empresas junto a sus estrategias de comunicación han tenido que adaptarse para llegar a los usuarios, siendo un reto donde tan solo unas cuantas han logrado entrar a la marea alta y surfear la ola. Uno de los casos más representativos actualmente es el de la firma financiera Santander, quien ha construido un concepto de marca poderoso y cercano a los usuarios.

“Iba en el carro rumbo a hacer unas compras y a lo lejos distinguí el toldo rojo de la sucursal, con ese ícono distintivo que asemeja a una antorcha encendida, percatándome de que el logotipo que siempre ha comprendido de figura y nombre, ya no estaba y que en su lugar se encontraba escrito algo que diría un amigo: “Sí se puede”, “Sonríe”, “Estamos a tu lado más que nunca.”

Foto por: David Montoya

Es asombrosa la manera en que Santander decide quitar su nombre de marca, para sustituirla por mensajes que reconfortan y acompañan a sus clientes en cada momento, utilizando el recurso de la letra “S” siempre al comienzo de estas frases.

La transformación de la marca alude siempre a su cultura, basada en los orígenes del ser humano, su evolución y su progreso en la sociedad, por lo que se definen como un banco de confianza, credibilidad y experiencia para sus usuarios. “Nuestra identidad visual es mucho más que un logotipo y unos colores, la hemos dotado de una personalidad única, apoyando la idea del progreso y avance. Todo ello enriquece nuestra expresión a nivel global y local” menciona la marca en su Digital BrandBook https://brand.santander.com/es/

Este y otros casos más de marcas grandiosamente implementadas, son los que trascienden en la mente del consumidor, generando un legado y afianzando la lealtad de sus clientes. Entonces, el porqué de Santander es el progreso de la sociedad y el crecimiento de sus usuarios, algo que claramente es percibido en la cercanía de su comunicación actual y su bien cimentada construcción corporativa.

Nos pareció algo sumamente loable y de valientes el atreverse a quitar el nombre de la marca físicamente en momentos tan complicados como el que a nivel mundial estamos viviendo. No cualquiera se avienta a decir “aquí estoy, contigo” de una manera tan creativa e inteligente. Seguro esta acción moverá a más de uno de sus clientes a refrendar su compromiso de pago con esta institución financiera y provocará que clientes de otros bancos se acerquen a sus sucursales. Creemos desde el branding que es algo sencillamente grandioso.

¿Ustedes que opinan?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *